¿Colombia reemplazará a China con India?

Afortunadamente, los cambios en India pueden hacer de ésta la nueva China. El potencial de convergencia es grande: imagesel PIB per cápita, por siglos muy similar, es hoy un quinto del chino. Los primeros cambios de política económica han estado relacionados con la estabilidad macroeconómica: el déficit de gobierno se ha reducido significativamente, la inflación ha caído a la mitad y el déficit de cuenta corriente casi ha desaparecido.

El compromiso y la nueva institucionalidad del Banco Central y una serie de medidas tributarias mejorarán aún más las cosas. Esto sienta las bases para una aceleración del crecimiento por medio de un aumento en la tasa de inversión disminuida por años de un ambiente de incertidumbre. Esto entregará mayor sustento al precio de los metales, pero no lo suficiente para devolvernos los niveles de los últimos diez años. Dos son las razones.

La primera es que la economía de India es sólo un quinto de la china, de manera que para compensar la baja del punto de crecimiento esperado para China en los próximos cinco años, se requeriría de cinco puntos más en India. Difícil, puesto que requeriría (si no queremos seguir dependiendo tanto del financiamiento externo) de un aumento inmenso del ahorro privado, algo impensable en países con mayor desarrollo democrático.

 La segunda razón se relaciona con el tipo de crecimiento que es de esperar. Si todo sale bien, éste provendrá de otros tres componentes: el crecimiento de la población, el aumento del capital humano y mayor productividad. Las altas tasas de natalidad y proporción de población activa y el bajo nivel inicial de alfabetización garantizan el aporte de los dos primeros factores. Pero sin duda lo que hará la diferencia, y donde se pone el énfasis en segunda ronda de reformas, es la productividad. El gran tamaño de India brinda todo el potencial del comercio y del movimiento de personas entre las provincias, además de la posibilidad de mejorar las políticas por medio de la competencia y la experimentación.

El particular sistema político y tributario indio no ha permitido, hasta el momento, esta dinámica. Las restricciones al ingreso de capitales extranjeros, que se han mantenido en los más importantes sectores de la economía, han inhibido la introducción de las mejores prácticas mundiales en administración. Incluso en el sector externo los servicios pueden hacer una diferencia por medio de potenciar un avanzado sector de tecnologías de la información y la ventaja lingüística que facilitan mucho saltarse las etapas de generación de conocimiento por la que transitaron los países que hoy son desarrollados y lograr esos niveles muy rápidamente.

Lamentablemente, ninguno de estos factores genera el nivel de demanda de commodities que entregan la manufactura y la inversión. De manera que finalmente, chinos e indios son bastante menos parecidos entre ellos que lo que somos peruanos, colombianos y chilenos.

Fuente: Matías Braun via elespectador.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: