Tengamos a India en el radar

Fuente. Elfinanciero.com.mx. 23/02/2017

Es comprensible que en México nos concentremos cada vez más en lo que ocurre en Estados Unidos por la amenaza que representa la “era de Trump”. Sin embargo, no debemos de olvidarnos de voltear hacia lo que sucede en otras latitudes, pues puede tener efectos importantes en la paz y seguridad internacional. India será, en algunos años, el país más poblado del mundo (según la ONU tendrá mil 400 millones de habitantes en 2022), con grandes contrastes: hay multimillonarios y al mismo tiempo gente en la miseria, numerosas etnias y distintas religiones. Al mismo tiempo, se le reconoce también por sus tasas de crecimiento económico de más de 7% (en 2015), por su pertenencia a los BRICS, por ser una potencia nuclear, por su vulnerabilidad al cambio climático y al terrorismo, y por formar parte de un entorno regional conflictivo. india mexico

Este año, del 11 de febrero al 11 de marzo, los votantes de cinco estados –entre ellos Uttar Pradesh, el más poblado, donde vive uno de cada seis indios– acuden a las urnas para elegir a sus nuevos gobiernos estatales. Por el mismo tamaño del padrón electoral, las elecciones suelen alargarse durante semanas. Estos comicios van más allá del ámbito local: son un plebiscito sobre el desempeño del primer ministro, Narendra Modi, y su partido Bharatiya Janata Party, (BJP por sus iniciales).

En noviembre del año pasado, el premier tomó una decisión muy controvertida: decidió retirar de la circulación los billetes de las más altas denominaciones (500 y 1,000 rupias), que representan la mayoría del dinero en efectivo (86% del total). El gobierno defendió la decisión como una medida anticorrupción para combatir el mercado negro, la evasión fiscal y las ganancias ilícitas; la oposición por su parte aseguró que la desmonetarización afectó a los sectores más pobres de la población.

Esta disposición ha repercutido en la imagen positiva que tenía Modi, que se jactaba de ser un administrador competente. La medida ha sido impopular y ha molestado incluso a sus simpatizantes. El año pasado, la mayoría de las encuestas señalaban un triunfo cómodo del BJP, ahora parece que el margen entre el partido oficial y la oposición se ha estrechado. Sin embargo, es difícil prever el resultado, porque la legislación electoral india prohíbe publicar encuestas de salida en este periodo.

El 11 de marzo se conocerán los resultados. De triunfar el BJP, Modi obtendría la mayoría en la Cámara baja del Parlamento y contaría con la fuerza necesaria para acelerar las importantes reformas estructurales que ha propuesto para lograr el despegue de la economía india y que han sido obstaculizadas en el Legislativo. La derrota del partido en el gobierno se interpretaría como una reacción en contra de las políticas que Modi ha instrumentado en los últimos tres años y pondría en riesgo su continuidad.

Con la pulverización del electorado indio, los partidos políticos necesitan atraer a los diferentes grupos, por lo que suelen presentar a candidatos representativos de cada uno de ellos, para mantener su fuerza electoral. En Uttar Pradesh, casta, clase social y religión se interrelacionan de manera muy compleja: 20% de la población pertenece a la casta de los intocables (dalit), 20% a las clases altas y 20% son musulmanes. Un buen ejemplo de lo anterior es que, a pesar de los efectos negativos que ha tenido la desmonetarización, el BJP todavía recurre a la popularidad de Modi para superar estas divisiones.
Uttar Pradesh es un bastión que debe obtener Modi para asegurar su reelección en 2019. Hacerlo no será sencillo. Actualmente se encuentra en manos del partido local Samajwadi, pero este año, esa agrupación ha entretejido una alianza electoral con el principal rival del BJP, el Partido del Congreso, el que ha gobernado el país durante más tiempo y que salió del poder por acusaciones de corrupción y la recesión económica.

Hace tres años, en campaña, Modi prometió desarrollo, progreso y esperanza (“good days ahead”) a los indios. Sin embargo, no lo ha logrado. El premier y su partido tienen en las elecciones regionales de este año un gran reto, deben ganarlas con un margen amplio. Hacerlo también supone desafíos a futuro, pues no tendrán más excusas para implantar sus ambiciosos proyectos de reforma y de impulsar el crecimiento que requiere el país para superar sus graves desigualdades sociales y económicas. Una India fuerte, estable y próspera es fundamental y contribuiría de manera notable a la seguridad del sur de Asia, en estos momentos de gran incertidumbre mundial.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: