Tata Nano: presumir de ser «el coche más barato del mundo» fue un hándicap

Fuente. Motor.es 25/04/2017

El Tata Nano llegó al mercado indio con el objetivo de convertirse en el coche más vendido entre la numerosa clase baja del país. Sin embargo, con el tiempo, el prometedor proyecto se ha convertido en todo un fracaso y prueba de ello son las ventas que está cosechando actualmente. Es el modelo de Tata menos vendido en la India. Sin lugar a dudas, publicitarlo como «el coche más barato de mundo» fue todo un error.

Cuando Tata Motors introdujo allá por el año 2008 el Tata Nano, un pequeño utilitario de carácter urbanita cuyo cliente objetivo era las familias de clase baja en la India, muchos dieron por hecho que estábamos ante una fórmula que casi podía garantizar el éxito del modelo diseñado por el fabricante indio. Sin embargo, con el tiempo, lo que a priori parecía una gran idea, se ha convertido en un rotundo fracasoTATA

Actualmente el Tata Nano está lejos, muy lejos, de cumplir con las expectativas de la compañía. Es el modelo menos vendido de Tata en la India y sus ventas son casi inexistentes (teniendo en cuenta los compradores potenciales que hay en la India). Durante el pasado mes de marzo de 2017 solamente se vendieron 174 unidades del Nano, una cifra paupérrima en comparación con otros modelos de la marca. 

Inicialmente la acogida que tuvo el Tata Nano entre la población india fue bastante aceptable, pero con el paso del tiempo las ventas han ido cuesta abajo y sin frenos. A pesar de que la marca trató de relanzarlo introduciendo unas pequeñas mejoras a finales del año 2013 y siempre se intentó mantener «un producto actualizado», los esfuerzos han sido en vano. Y las ventas así lo reflejan.

Pero, ¿qué factores han sido determinantes en el fracaso del Tata Nano? En primer lugar, y como hemos señalado en el titular del artículo, tenemos el hecho de que fuera publicitado como «el coche más barato del mundo». A priori puede parecer bien pero, siendo realistas, desde la persona con menor poder adquisitivo hasta la más acaudalada lo último que quiere presumir es de conducir el coche más económico del planeta.

Además del nefasto enfoque comercial que ha tenido el Tata Nano tenemos que sumar otro aspecto muy importante. Y es que se trata de un tipo de vehículo que no ha terminado de encajar con el estilo de vida indio. Puede parecer irónico, pero el fabricante indio Tata Motors no fue capaz de dar con la clave a la hora de enfocar el desarrollo de su pequeño urbanita «low-cost».

Los conductores con menor poder adquisitivo suelen optar por un coche de segmento B debido a su practicidad y funcionalidad. Un vehículo que puede usarse para todo. Un habitáculo más que aceptable para cuatro pasajeros y un maletero muy razonable son sus principales virtudes. En parte, esto ha causado que las ventas de crossovers urbanos crezcan en la India de manera importante en los últimos tiempos.

Y en caso no necesitar un automóvil de segmento B, la gran mayoría de la población india se decanta por la moto. Un medio de transporte más rápido y asequible. El Tata Nano se situó a medio camino entre ambas opciones. Demasiado pequeño y poco práctico. Podía usarse como coche de diario pero a la hora de querer hacer una pequeña escapada de fin de semana se quedaba muy corto.

En tercer y último lugar, tenemos su mecánica. El pequeño motor de 0.6 litros de dos cilindros con 38 CV y 51 Nm de par máximo no permite alcanzar una velocidad decente lejos del centro urbano. En un país en el que la importancia de la seguridad vial no es algo presente en gran parte de la población, muchos demandan un vehículo que pueda tener unas prestaciones aceptables en determinadas situaciones, hacen que el Tata Nano no sea el coche que la gente necesita.

¿Puede hacer algo Tata Motors para cambiar la situación? Lamentablemente mucho me temo que el Tata Nano ya tiene «el Sambenito». La maquinaria publicitaria que puso en marcha el fabricante para dar a conocer su pequeño vehículo fue tan potente que el vehículo ha quedado marcado. Casi es mejor mantenerlo a la venta durante el tiempo que sea necesario para quitarse de encima el stock disponible y redistribuir esos recursos a otros proyectos más provechosos.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s