Narendra Modi, el padre de la ‘Marca India’

Fuente. Elmundo.es. 28/05/2017

En una era en la que el capital político se mide en ‘followers’, se puede decir que Narendra Modi maneja un rentable fondo de inversión virtual. El primer ministro indio es el líder mundial con más seguidores en la madre de todas las redes sociales: 42 millones en su cuenta de Facebook y otros 13 millones en la de su Gobierno, cuyos hilos mueve directamente la mano del nacionalista hindú que ha lanzado una cruzada para recuperar el orgullo indio y exportarlo al mundo entero.

Su corte dobla a la del emperador Donald Trump, un político con el que comparte locuacidad en Twitter y mantra patriótico: “India first, indians first”. También una nutrida colección de detractores, que critican sus modos autoritarios y el culto a la personalidad que ambos líderes fomentan. narendra modi

La gran reforma india, ha decretado Modi, está a un paso. Aunque bajo el plomizo cielo de Nueva Delhi, nublado por índices de contaminación irrespirables, cueste adivinar un porvenir tan brillante a corto plazo. 

Sin embargo, tres años después de ascender al trono de la mayor democracia del mundo con la victoria más rotunda de un partido en 30 años, el ‘premier’ indio tiene motivos para el optimismo. Su Gobierno cumple tres años en buena forma sobre el papel -el país crece por encima del 7% y ha sujetado la inflación y el déficit fiscal- y las elecciones de marzo en el populoso estado de Uttar Pradesh -que aloja a más de 200 millones de ciudadanos- le han dado músculo para encarar con seguridad un segundo pulso electoral cuando acabe su mandato en 2019.

Lo mismo creen sus compatriotas, que le otorgan un 80% de posibilidades de repetir como primer ministro dentro de dos años, según una reciente encuesta del semanario Bussiness World. El sondeo registra como sus grandes logros una desmonetización que dejó sin ‘cash’ al país de la noche a la mañana para atajar la corrupción y el dinero negro y la llegada de electricidad a miles de pueblos. La lista de asignaturas pendientes la encabeza la seguridad de las mujeres y la creación de empleo. Fuera de la encuesta, el auge del nacionalismo hindú y el aumento de la tensión religiosa arrojan otras sombras sobre su gestión.

200 millones de personas fuera de la pobreza

El jefe del Gobierno indio se ha embarcado en una gira europea que le trae el martes a España desde Berlín -antes de encaminarse a San Petersburgo- con la venta de la Marca India como principal misión. En Madrid se entrevistará con el presidente Mariano Rajoy y encabezará una reunión con representantes empresariales de compañías como Talgo, Abengoa o Gamesa del lado español y Mahindra o Telcon del indio.

“India first no es un lema aislacionista”, explica Gopal Baglay, portavoz del ministerio indio de Exteriores de Nueva Delhi. “No se trata de convertir al país en una fortaleza, sino en una potencia global que no pierda de vista las raíces”. Como el yoga, dice, que es universal y local, moderno y ancestral a la vez. Flexible como esa disciplina, la nueva política exterior india se dobla hacia Oriente y Occidente. “Act East, look West”, dicen en los corredores de una diplomacia frenética, a juzgar por el número de mandatarios mundiales que han pasado por el despacho del primer ministro en los tres años que lleva en el cargo.

Potenciar la Marca India requiere profundizar en las reformas de un país que desde 1991 ha sacado de la pobreza a 200 millones de personas y ahora aspira a repartir el crecimiento en el desigual puzzle de estados, lenguas y religiones que componen el gigante asiático.

La receta Modi pasa por una batería de programas nacionales que abarcan desde la construcción de ciudades inteligentes a la limpieza de los ríos, la modernización de las infraestructuras y el fin de la brecha digital, que más que brecha es una enorme cicatriz que atraviesa el mundo rural hiriendo de muerte a los más desfavorecidos.

Oportunidades para España

Caladeros todos ellos en los que “las empresas españolas pueden tener grandes oportunidades en ámbitos como la tecnología, la defensa o las infraestructuras”, en palabras de Nalin Kohli, director de la empresa de software Indiasoft. “España es la puerta a Latinoamérica”, apunta Didar Singh, líder de Ficci -federación de las Cámaras de Comercio e Industria indias, la más antigua organización empresarial del país, fundada en 1927-. “Latinoamérica es la última frontera que nos queda, quizá por el idioma o la lejanía, pero es un mercado enorme al que no hemos llegado y en el que España podría introducirnos”.

La primera visita de un jefe de Gobierno indio desde hace tres décadas pretende dar impulso a la sociedad entre ambas naciones. Las relaciones entre Nueva Delhi y Madrid han cumplido 60 años con un vuelo directo enlazando ambas capitales y un impulso al turismo español en India que ha llegado del más exótico de los lugares: Bollywood, donde una surrealista película sobre experiencias extremas en España -que incluyen la Tomatina de Buñol y los insoslayables San Fermines- ha doblado el interés indio por acercarse a probar la paella.

El Instituto Cervantes de Nueva Delhi es el más poblado del mundo, con 4.000 estudiantes en sus aulas, y hay miles de escuelas que ofrecen español como tercera lengua (después del hindi y el inevitable inglés).

Además, el Brexit ha roto la baraja económica mundial y la India busca nuevos socios para ampliar horizontes sin dar la espalda a la antigua metrópoli. “El Brexit abre un gran momento para España porque muchas compañías internacionales están pensando en cambiar sus sedes desde Reino Unido a otros lugares. Esto puede pasar también con las empresas indias”. Lo afirma Ravneet Mann, ejecutiva de Invest India, agencia del Gobierno para impulsar la inversión extranjera. Con menos de 30 años, la joven encarna el futuro de una economía emergente que aspira “a superar el PIB de China y EEUU en 2025”.

Ese año la media de edad de la población india se situará justo en la treintena, asegura Payal Koul Mirakhur, vicepresidenta de la organización. Las ciudades tendrán que absorber a una población cada vez más joven e inquieta. “Cada minuto 30 personas se mueven desde las zonas rurales a las urbanas”, dice Mirakhur.

Equilibrar las desigualdades

Modi ha establecido el objetivo de formar a 400 millones de trabajadores cualificados en los próximos tres a cinco años. Un desafío inmenso -cada año entran 10 millones de personas al mercado laboral-, como todo en este país gigantesco e ingobernable que el ‘premier’ aspira a hacer avanzar a golpe de “crecimiento inclusivo”, impulsado a través de misiones como Digital India, que pretende llevar Internet a todo el país, incluidas las áreas rurales: “Ahora hay 400 millones de conexiones de banda ancha en India, y los últimos 100 millones se han llevado a cabo en seis meses, esa es la velocidad del cambio”, advierte Mirakhur, una mujer al frente de un equipo femenino en un país que continúa siendo profundamente patriarcal. “No será aquí”, bromea, “de hecho alrededor del 35% de los empleos en la banca o la tecnología están ocupados por mujeres, así que eso también está cambiando”.

Mirakhur atribuye el progreso a la transformación del clima político: “El Gobierno está tratando de equilibrar las desigualdades. De los 29 Estados que hay en la India, 10 tienen un PIB superior a la media, 10 se acercan a esa cifra, pero están a unos 18 meses de alcanzarla y otros 10 están aún muy lejos”.

Modi pretende armonizar los ritmos en una nación donde cada 100 kilómetros cambia la lengua y la cocina. Y donde la minoría musulmana, un 20% de la población, contempla con creciente inquietud a las patrullas de extremistas hindúes que protagonizan linchamientos por cuestiones como “traficar” con vacas sagradas. “La tensión está aumentando en ese sentido”, reconocen fuentes diplomáticas.

El líder de la oposición, Rahul Ghandi, del Partido del Congreso, denunciaba el viernes que las autoridades de Saharanpur le han prohibido el acceso a esa región de Uttar Pradesh, donde a principios de mayo estallaron enfrentamientos entre castas que acabaron con un muerto, decenas de heridos y casas de dalits (los intocables) reducidas a cenizas. “Cuando el Gobierno no cumple lo que hace es dividir y distraer”, afirmaba Gandhi. “Pero la indignación y el odio no se convertirán en trabajo o soluciones”.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: